Menú Principal
16 de abril de 2018

Nuevos envases para quimioterapias de la Unidad de Hemato-Oncología Infantil

El pasado 27 de marzo, en la Unidad de Hemato-Oncología Infantil del Hospital Clínico San Borja Arriarán (HCSBA) se realizó el lanzamiento de los nuevos envases que cubren la quimioterapia infantil. Este diseño está inspirado en el cuento de “Gasparín Súper Quimio”, utilizado a nivel de toda la Red PINDA (Programa Infantil Nacional de Drogas Antineoplásicas) del Ministerio de Salud de Chile, para educar a los niños respecto a su enfermedad y proceso de tratamiento, las que serán utilizadas tanto en la atención ambulatoria como en la unidad de hospitalización.

El objetivo de esta nueva bolsa es cubrir externamente la actual bolsa fotoprotectora con un diseño más infantil, pero sin afectar su composición; de esta manera, se contribuye a hacer más amigable la estadía hospitalaria de los menores, disminuyendo los posibles efectos secundarios del tratamiento a nivel de salud mental. “Es de mucha utilidad en la etapa de diagnóstico porque comienza un proceso de psicoeducación con el paciente, donde la utilización del libro ‘Gasparín Súper Quimio’ facilita la comprensión, aceptación de la enfermedad y le proporciona mayor sentido a su vivencia”, afirmó Marcos Contreras, psicólogo de la Unidad de Hemato-Oncología Infantil del HCSBA.

En la actividad de lanzamiento participaron los pacientes en control junto a sus padres y el equipo multidisciplinario a cargo de la atención de estos menores. Contreras aseguró que “somos un equipo multidisciplinario que trabaja abordando todas las variables para entregar una atención óptima. Por ello, cualquier cambio que signifique un avance y mejora en la calidad de vida de nuestros pacientes, es bien recibido”.

Cabe señalar que la Unidad de Hemato-Oncología Infantil del HCSBA atiende a 26 pacientes nuevos al año, aproximadamente, quienes logran su alta médica después de los 5 años. Los controles y su frecuencia dependerán de la etapa en que se encuentren: tratamiento activo, mantención, seguimiento, recaída, cuidados paliativos y alivio del dolor.

Por ende, el uso de estas bolsas permitirá que los pacientes hagan más consciente su estado de salud y así permitir la estabilidad interna, facilitar la comunicación que se da con el equipo tratante y su familia, y contribuir a la adhesión al tratamiento.