Menú Principal
IMG_0546
13 de marzo de 2017

Finalizó el taller de robótica para niños con TEA

Finalizó la segunda versión de los talleres de robótica para niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA), donde 14 niños sobre 9 años, que son atendidos en nuestro hospital, construyeron y programaron robots con LEGO Mindstorm durante ocho sesiones.

Esta actividad es parte de un proyecto de investigación que realiza un destacado equipo de profesionales del Servicio de Neuropsiquiatría Infantil del Hospital Clínico San Borja Arriarán, en conjunto con un ingeniero y profesor de la Universidad Federico Santa María y un profesor de la Universidad de Ramón de la Salle (Barcelona).

IMG_0515

El taller comenzó en diciembre de 2016 y culminó a comienzos de marzo de 2017, donde los niños fueron guiados y acompañados por una neuropediatra, una terapeuta ocupacional y un ingeniero en diseño de productos. Cada sesión se desarrolló en duplas, fomentando el juego y siguiendo reglas pre establecidas, con el fin de construir un nuevo desafío.

El objetivo de esta investigación es determinar si la robótica LEGO puede ser una herramienta terapéutica útil para una población de niños con TEA, pertenecientes al sistema público de salud chileno, en una edad en que la oferta de terapias es limitada. La neuropediatra Carolina Yáñez, parte del equipo de investigación, afirma que “el uso de robótica como terapia ayuda en el mejoramiento de las habilidades sociales de los niños con TEA y fomenta la comunicación entre ellos y con el terapeuta”.

IMG_0538

Paola Lagos, Terapeuta Ocupacional del Servicio de Neuropsiquiatría Infantil, agregó que esta instancia “es muy positiva para estos niños, sobre todo durante la pre adolescencia… encontrarse con pares que tienen la misma dificultad de generar procesos de identificación y además abordar un trabajo que es de su interés”.

“Si bien ahora tenemos que cuantificar para medir resultados, desde el ámbito más subjetivo lo mejor fue la adherencia y darnos cuenta de lo capaces que son los niños para construir y programar. Algo que no es tan fácil”, concluyó Carolina Yáñez.