Menú Principal
13 de diciembre de 2018

Comienza a llegar nuevo equipamiento a los distintos servicios clínicos del HCSBA

Durante los meses de noviembre y diciembre del presente año los distintos servicios clínicos del Hospital Clínico San Borja Arriarán comenzarán a recibir el equipamiento que ha estado esperando para entregar una mejor atención a nuestros pacientes. Algunos serán por la vía de reposición, ya que todos los equipos tienen una vida útil y requiere de recambio, mientras que otros corresponden a nuevas adquisiciones, con el fin de dotar a los equipos técnicos de la mejor tecnología posible.

Uno de los principales proyectos corresponde al denominado “Pabellón a punto”, el cual considera cerca de $1.200 millones de inversión en reposición de gran parte del equipamiento de nuestro Servicio de Pabellón Central. Ya durante la semana pasada se instalaron 3 nuevas mesas quirúrgicas y se entregó una torre laparoscópica para el Pabellón de Maternidad, a las cuales se deben ir sumando en los próximos días lámparas quirúrgicas de doble cúpula, máquinas de anestesia, monitores multiparámetros para recuperación, dos arcos en c, entre otros.

Por otro lado, el Servicio de Imagenología también recibió un ecógrafo nuevo y camillas en reposición, y próximamente se incorporará un equipo osteopulmonar. A la Unidad de Neonatología se le entregó 3 ventiladores de alta frecuencia a través de la modalidad de arriendo, y por inversión del HCSBA, se adquirieron 5 equipos de fototerapia nuevos, cada uno valorizado en cerca de $1.500.000.

Otra de las modalidades impulsadas por la Dirección del establecimiento para adquirir nuevo equipamiento, ha sido la retribución de los centros formadores presentes en el hospital. Por esta vía ya se ha recibido un refrigerador clínico destinado a la Unidad de Paciente Crítico Adulto, y se espera que ingresen nuevas balanzas pondoestaturales para la atención en CDT, monitores multiparámetros, entre otros.

Finalmente, la Unidad Coronaria recibió la reposición de 7 marcapasos transitorios bicamerales por un monto que supera los $13 millones y que van en directo beneficio de los pacientes con patología cardiaca compleja. Todos los equipos fueron recibidos por los respectivos referentes clínicos.